Mari Carmen: "se necesitan tiempos como el vivido"

Nos han invitado a profundizar en nuestra identidad como personas y como educadores maristas

11 Dic, 2019

Testimonios
a.prieto

La semana del 4 al 8 de noviembre tuve la suerte de comenzar el curso de “Identidad y profundización marista” organizado por la CME. Esta primera semana hemos estado en el Castillo de Maimón, antiguo Noviciado Marista, reformado íntegramente y situado en la espectacular ciudad de Córdoba. La acogida en la casa por los organizadores del curso, Ángel y H. Andreu, fue exquisita en todo momento, haciéndonos sentir como en casa.
Lo primero que quiero decir de esta semana es que ha sido un regalo para todos, porque nos ha permitido desconectar de todas las tareas y problemas que hemos dejado en nuestros colegios y en nuestros hogares, y nos han invitado a profundizar en nuestra identidad como personas y como educadores maristas rodeados de personas increíbles y encantadoras que llevan muchos años dedicando su vida a educar a niños al estilo de Champagnat.
Yo realmente necesitaba un momento como el que nos ha ofrecido la CME, un tiempo para pararme y mirarme por dentro y compartir experiencias con otras personas con una forma de entender el mundo muy parecido al mío.
En el curso hemos tenido la suerte de tener a tres ponentes increíbles que han tratado temas muy atractivos desde el punto de vista del conocimiento de uno mismo, de la identidad marista y de la innovación.
La semana ha sido muy intensa y productiva. Hemos aprendido de la mano de Lluís Serra a conocernos un poco más utilizando una herramienta muy interesante como es el Eneagrama, en tres días ha conseguido que todos nosotros nos identifiquemos con un número y nos conozcamos un poco mejor. José Antonio Rosa nos ha cautivado con sus vivencias, su entusiasmo, su carisma marista al que todos estamos llamados para aportar nuestro esfuerzo y nuestra ilusión. Y el último día estuvo con nosotros Carlos que nos mandó el mensaje de la necesidad de innovar para poder llegar a todos nuestros niños y recordándonos que el primer gran innovador fue Marcelino.
Han sido muchos momentos de compartir, de conocer a personas que se ilusionan con su trabajo, de valorar la gran riqueza de la familia marista, de ver que viniendo de diferentes lugares y de diferentes realidades todos tenemos en común el amor a nuestros niños y el orgullo de pertenecer a esta gran familia que hace algo más de 200 años creó Marcelino.
Esta semana nos ha sabido a poco y por eso ya estamos pensando en nuestro próximo encuentro en Les Avellanes, donde esperamos pasarlo al menos tan bien como en Córdoba.
Gracias de todo corazón por esta semana y esta maravillosa experiencia a todos los que la habéis hecho posible. Hasta pronto.
 

María del Carmen Calcerrada Redondo. Colegio Santa María. Villalba (Madrid). Prov. Ibérica



Autor foto: 
Andrés P. Sánchez
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia de Ibérica en la acción formativa de Identidad y profundización marista.