Me llevo conmigo...

c.martin | 19 Nov, 2014

Domingo, dos del mediodía, empiezan las despedidas en casa para pasar una semana de formación en Xaudaró. Cuantas cosas hay que dejar preparadas en el colegio y en casa para que la ausencia sea lo más llevadera posible…Con nostalgia y ya echándoles de menos subo al tren dirección Barcelona para coger el AVE. Una vez allí ya intuyo que hay más maristas como yo que se dirigen a Madrid, y empiezan las primeras presentaciones para que el viaje sea más compartido. ¡Pronto empiezan las primeras risas, se presiente ya un buen rollo!