Testimonio de Patricia

LCIBERICA | 16 Jun, 2014

Cuando el director del colegio me ofertó un curso para animadores de pastoral, con una duración de tres semanas en Valladolid, Córdoba y Lleida, en lo primero que pensé, sinceramente, fue en mi familia, en cómo podríamos organizarnos durante ese tiempo, pero pronto me di cuenta que era una gran oportunidad para mí,tanto a nivel personal, como laboral, y enseguida le dije que sí y le agradecí la confianza depositada en mi persona.