Testimonio de Yolanda

Gracias sencillamente gracias.

18 Dic, 2018

Testimonios
a.prieto

Gracias sencillamente gracias, por ser propuesta por el Equipo Directivo de mi colegio “Nuestra Señora de la Victoria” MÁLAGA, para realizar un curso de “Animación en ERE”, organizado por la CME, en el monasterio de las Avellanas, Lleida.

Mi primera emoción, sorpresa; mi primer sentimiento, agradecimiento y la primera reacción cómo no podía ser de otra manera fue entrar en internet y buscar el lugar: me quedé admirada y maravillada por el encanto del monasterio y del paraje que lo envolvía. Pensé: Si el espacio físico está exquisitamente escogido, tan sólo somos 21 profesor/as de las 4 provincias maristas, la formación tiene que ser una gran riqueza. Así ha sido, la realidad ha superado a la intuición. Resalto algunas palabras clave:
DETALLES: Todos los detalles del curso estaban perfectamente cuidados: La bienvenida, la acogida personalizada, la calidez de la habitación, además del regalo de un libro encima de la mesa de S. Marcelino rodeado de unos deliciosos bombones; la sala de conferencias, el material, las comidas, la capilla donde cada mañana poníamos a los pies de la Buena Madre todo lo inesperado que el día y los ponentes nos traerían, los paseos después de comer…

NORTE, CENTRO Y HORIZONTE:
NORTE: Arturo Morales con su gran sentido del humor, nos hizo caer en la cuenta y reafirmar nuestro norte como educadores maristas: “Dar a conocer a Jesucristo y hacerle amar”.
CENTRO: Josep María Bové, nos insistió en que hay que proporcionarle a cada alumno las herramientas, la formación, los espacios y los tiempos necesarios para que puedan ir elaborando una buena imagen de Dios, porque según la imagen que tengan de Él, así se relacionarán no solamente con la divinidad, sino también con los demás. En todo este proceso, se necesita un acompañamiento personal y grupal de calidad. Y de esto se hizo cargo Jordi Vicente: Nos dio suficientes herramientas didácticas para acompañar y respetar los procesos vitales y de fe de los demás. Y así llegar al compromiso cristiano; que fue el tema central de Carles Plana con su teoría del dos: dos mensajes: Abba y Reino; dos conductas: Curaciones y comidas; dos actitudes: exigir al de dentro y comprender al de fuera; dos protagonistas: los pobres y los enfermos. Por medio de una Jimkana, fuimos consciente del mensaje central de Jesús y de su actitud principal: la compasión como la única manera que tenemos de empezar a parecernos a Dios.

Todo esto desde un HORIZONTE CLARO: El Hno. Álex Mena, con su entusiasmo, pasión y sabiduría, nos situó la ERE en su contexto actual, y nos lanzó un reto: “La ERE ha de ser rompehielos que va por delante abriendo caminos, en la dificultades de la vida, hacia una mayor humanización, ya que la Religión trata de desplegar el aspecto más profundo del ser humano, porque los valores más religiosos, no nos vienen de fuera, sino de los más hondo de nuestro ser. La búsqueda tiene que ser siempre personal, aunque se necesitará alguna forma de comunidad”.

DON Y TAREA: Estos días han sido un verdadero Don, por tanto, como hemos recibido, aprendido, compartido, por el ambiente tan especial, de confianza e intimidad que se ha creado entre nosotros; por tantos detalles, cuidados por parte de Ángel Prieto y Hno. Andreu, que en todo momento nos han hecho sentir en casa y en familia. Gracias por el Don del Carisma que sigue vivo y actual, y que de una manera dinámica y creativa nos lo mostró el Hno. Pere Borrás. Gracias por el Don de tener tantos compañeros maristas que viven y sienten la ERE con pasión y fuerza, y nos han transmitido la necesidad de estar actualizados, ser innovadores y rompedores por naturaleza, ser coherentes y apasionados, porque tenemos el mejor mensaje y enseñanza que contagiar. Nuestra enseñanza no es sólo EDUCAR para la VIDA, sino que es la VIDA MISMA. Nuestra enseñanza no sólo es EDUCAR con co-razón, sino que contagiamos el mismo corazón de Dios, hecho PALABRA, no sólo con los contenidos, sino con el mejor libro abierto que poseemos, que no es otra, que nuestra propia vida y la calidad de nuestra presencia. Por tanto, la ERE es DON recibido, y todo lo aprendido allí es regalo compartido, porque tenemos ahora la misión, la tarea de contagiar, trasmitir a nuestros claustros, “el norte”, transmitiendo y haciendo crecer “el centro” y con la pasión de quien se sabe llamado a hacerlo desde el “horizonte”. Sólo lo CONTAGIAREMOS si somos testigos apasionados de todo lo vivido, oído, compartido y experimentado en este curso de ERE. Quiero terminar como empecé. GRACIAS SENCILLAMENTE GRACIAS y haciendo mía una frase del P. Champagnat: “No puedo ver a un niño o a un joven sin sentir profundas ganas de gritarle lo hermoso que es vivir y el gran amor que el Padre Dios nos tiene.”
 

Yolanda Lozano Moya. Colegio Nuestra Señora de la Victoria. Málaga. Prov. Mediterránea.



Autor foto: 
Pere Borràs
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia de Mediterránea en la acción formativa de Enseñanza Religiosa Escolar.