Testimonio de Pedro

Agradecido y motivado

23 Jul, 2018

Testimonios
a.prieto

 Al finalizar el curso de Acompañamiento de nivel I salí con la sensación de que me faltaba mucho por aprender y que quería seguir formándome para ser capaz de acompañar mejor a nuestros chicos en su camino de vida. Para mí es una gran responsabilidad y un reto poder guiar y ser luz en su desarrollo.

Es por ello por lo que le pedí a mi coordinador de Pastoral (gracias, Alberto) que me inscribiese al siguiente curso, de nivel II, de Profundización en el acompañamiento. Tengo que decir que llegaba al curso con muchas ganas de aprender, de observar y escuchar a gente con experiencia y conocimientos sobre el tema. Al final, mis expectativas se han visto superadas por completo.
 Llegamos a la casa de Xaudaró en Madrid a última hora del día y fuimos recibidos por la amplia sonrisa de Andreu y Ángel. Desde ese primer momento nos hicieron sentir como en casa, siempre preocupados para que no nos faltase de nada y nos sintiéramos cómodos. Veníamos todos cansados, justo después de terminar el curso en nuestros centros, pero los días que hemos pasado se nos han pasado rápidamente y en un ambiente inmejorable. Muchas gracias por cuidarnos así. También muchas gracias a los hermanos de la comunidad, que nos hicieron sentir en familia.
 Los ponentes igualmente nos hicieron muy fácil las charlas. De forma muy animada, con dinámicas de grupo para hacerlo más práctico y para que, además, nos pudiéramos conocer más entre nosotros. Lo lograron. Y pudimos crear una relación entre nosotros muy bonita, aunque no nos conociésemos de antes casi ninguno. Pudimos aprender muchísimo de cada uno de ellos, absorber sus ganas y su saber hacer y nos motivaron enormemente a llevar a cabo un buen acompañamiento. Ya no solamente eso, sino que, según coincidimos todos al final del curso, también han conseguido que nosotros mismos crezcamos como personas, que “veamos a los demás a través de los ojos de Dios” y que sepamos ser buenos acompañantes como herramienta suya.
 Muchas gracias al H. Álex que, con su sonrisa y energía consiguió motivarnos y empezar con fuerza, conociéndonos entre nosotros; a Mª Dolores, con su sencillez y sinceridad nos explicó cómo poner nombre a los sentimientos; a H. Ventura, ejemplo de fuerza y presencia, que nos enseñó a ver a Dios en lo cotidiano; a Guenter Boelhoff, que nos motivó con su gran experiencia; a Javier Navarro, imposible no empaparse de cómo vive el acompañamiento, desde la sencillez y humildad; a José Antonio, ejemplo de cercanía y que nos contagió de su entusiasmo y energía.
 Como digo, he podido aprender mucho de los ponentes, de su experiencia y su saber transmitir todo lo que saben. Pero también he aprendido mucho de los compañeros, además de disfrutar de unos días excepcionales, sintiéndome en familia y rodeado de buena gente. Observo y siento que somos muchos los que nos mueve la necesidad de cuidar de esta forma especial a nuestros chicos, de madurar con ellos.
 He disfrutado mucho del curso y de la convivencia y termino con la motivación de seguir aprendiendo y mejorando. Me quedo con dos palabras que engloban estos días: AGRADECIDO y MOTIVADO.
 Muchas gracias.
 

Pedro Jesús Gutiérrez Fernández. Colegio San José del Parque. Madrid. Prov. Ibérica.



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Ibérica en la acción formativa de Profundización en acompañamiento.