Testimonio de Paulo Jorge

La Educación para la Solidaridad y el Desarrollo es mi mundo, es mi causa.

28 Mar, 2016

Testimonios
c.martin

Volver a la CME es como volver a casa. La casa donde me enseñaron muchas cosas, compartimos experiencias, nos divertimos, reflexionamos en silencio y oramos ...
Volver una cuarta vez Madrid, después de una primera para reflexionar y aprender acerca de los derechos del niño y su protección, y otras tres para un curso de directivos, es volver con mucha ilusión y entusiasmo a una formación que hace mucho deseaba tener.
La Educación para la Solidaridad y el Desarrollo es mi mundo, es mi causa. Y en Madrid encontré un grupo de personas que viven y sienten la misión marista de una manera muy parecida a la mía. Los temas fueron intensos e interesantes, muy adecuados a la tarea que tenemos o podemos tener. El horario, adaptado al objetivo de nuestra presencia, con tiempo para el trabajo, el descanso y la convivencia equilibrada. Fueron realmente cinco días intensos de aprendizaje, recopilación de información y conocimientos, y también para compartir. Recuerdo a cada profesor y cada una de las cosas que nos enseñaron. También recuerdo cada persona y a cada una de nuestras aportaciones, juegos y dinámicas. Destaco la coordinación, el espíritu que nos unía, la forma como, muchas veces, con una mirada o un gesto, comunicábamos y compartíamos sentimientos y sensaciones; las frecuentes conversaciones en los pasillos o los tiempos de convivencia, que profundizaron la amistad entre personas que no se conocían y que en esta semana vivimos como una verdadera familia.
Regreso. Regreso con el corazón lleno. Lleno de ganas de seguir trabajando por los niños y con los maristas, decidido a poner en práctica la solidaridad que tanta falta hace en nuestro mundo.
 

Paulo Jorge Carvalho Pacheco. Lar Marista de Ermesinde. Prov. Compostela



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Compostela en la acción formativa de Educación para la Solidaridad y el Desarrollo.