Testimonio de Patricia

«El sentimiento que me ha generado este curso no se puede llegar a entender si no lo has vivido», Patricia.

16 Jun, 2014

Testimonios
LCIBERICA

Cuando el director del colegio me ofertó un curso para animadores de pastoral, con una duración de tres semanas en Valladolid, Córdoba y Lleida, en lo primero que pensé, sinceramente, fue en mi familia, en cómo podríamos organizarnos durante ese tiempo, pero pronto me di cuenta que era una gran oportunidad para mí,tanto a nivel personal, como laboral, y enseguida le dije que sí y le agradecí la confianza depositada en mi persona.

La experiencia tanto de Valladolid como Córdoba fue inolvidable, pero os voy a contar un poquito cómo viví el último tramo del camino.

Cuando se acercó la fecha de viajar a Lleida, mis compañeros del colegio me comentaban: venga ánimo que ya es la última, ahora ya no queda nada, a lo que yo respondía con una gran sonrisa en la boca: pero que va, que voy gustosamente, si la pena es que ya se acaba.

La verdad es que me miraban como si fuese un bicho raro, pero no hacía caso, ya que el sentimiento que me ha generado este curso no se pude llegar a entender si no lo has vivido.
Así que el domingo cogí mi maleta y a las 11:30 de la mañana, después de despedirme de mi familia (mi marido y mis hijas), no sin mucho pesar por dejarlos solos una semana, comencé mi largo viaje hasta Lleida.

Allí me esperaban unas personas, que a pesar de haberlas conocido hace tan solo unos meses, ya forman parte de mi vida, esa vida que compartimos la familia y esa otra gran familia que formamos todos los educadores maristas de todo el mundo, ellos son todos mis compañeros de curso de pastoral y cómo no, los inseparables Antonio y Ángel. La verdad es que hemos generado un grupo estupendo, ya que compartimos muchas experiencias y sentimientos comunes.

Lo primero que nos llegó al corazón nada más llegar, fue el Monasterio de las Avellanas, su ubicación, el conjunto histórico que representa y cómo no, su historia narrada por el hermano Simeó.
El contenido de esta semana, al igual que el de las semanas anteriores en Valladolid y Córdoba, ha estado dirigido por los equipos provinciales correspondientes y sus contenidos han intentado desarrollar objetivos como: lograr una mayor identidad cristiana y marista, capacitar a los participantes para que ejerzan su liderazgo en los equipos y adquirir una cultura de centro, entre otros. Todos ellos importantísimos para nosotros, miembros de los equipos de pastoral de nuestros centros.

¿Qué me llevo de estas tres semanas?
Pues primeramente la amistad que se ha generado entre todas las personas que hemos tenido la suerte de poder vivir esta experiencia. También lo que he aprendido con los contenidos desarrollados en el curso. Así mismo, las experiencias compartidas sobre las realidades de los distintos centros educativos de España, a los que pertenecemos cada uno de los miembros del grupo. Y finalmente, pero no menos importante, el haber sentido que otras personas se sienten maristas como tú, que viven la fe en Jesús y que continúan teniendo presente los pasos de San Marcelino Champagnat.

Me gustaría enviar desde aquí un sentido abrazo a todos los que habéis hecho posible esta experiencia, y mis nuevos amigos con los que he compartido momentos inolvidables.

Patricia Méndez Dafonte. Colegio El Pilar. Vigo. Compostela



Autor foto: 
Ángel Prieto
Pie de foto: 
Grupo de participantes en la tercera semana del curso para Responsables de la Animación Pastoral.