Testimonio de Pablo

Gratitud, esperanza y retos.

20 Jul, 2018

Testimonios
a.prieto

Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.
(Epicteto de Frigia)

Si tuviera que resumir en varias palabras mi experiencia en el Curso de Profundización en acompañamiento celebrado recientemente destacaría tres: gratitud, esperanza y retos.
Gratitud al colegio Marista de Murcia por darme la oportunidad de asistir a esta formación; a Andreu y Ángel por su acogida y el ingente y eficaz trabajo que realizan antes, durante y después de cada una de las acciones de formación que programan; a la Comunidad de Hermanos por su buen hacer para que nos sintiéramos como en casa y a los ponentes por compartir sus conocimientos, sus experiencias y sus materiales y, sobre todo, por renovar en mi el deseo de ser útil en el proceso de acompañamiento a los jóvenes para la VIDA, recordándonos que Dios nos quiere como somos y lo importante que es "estar alegres, estar siempre alegres en el Señor".
Esperanza por ver a jóvenes en este encuentro, por poder compartir con ellos en estos días de julio, cuando podrían estar de descanso, de viaje... su deseo de formarse para hacer mejor su tarea de acompañante en el aula, en los grupos o donde Dios quiera poner a cada uno; su intento, a través de pequeñas acciones, de construir un mundo más justo y solidario, su deseo de hacer realidad la frase de Champagnat "si supiéramos lo mucho que Jesús ama a los niños y el ansia con que desea su alegría y su búsqueda del amor que él les tiene”. He notado mucha vida en este grupo, mucho deseo de hacer realidad el sueño de Marcelino, creo que la familia marista, Hermanos y laicos, podemos trabajar para que nuestras aulas, grupos, comunidades ... sean lugares de escucha, de aceptación incondicional del otro, de crecimiento y madurez personal.
Después de unos días intensos por el trabajo y sobre todo las emociones y sentimientos que van despertando se crea una inquietud en mi y permitidme que la comparta: ¿quién acompaña al acompañante? ¿cómo podemos estar "cercanos" a nuestros compañeros de claustro, a los que sufren en silencio, a los "quemaos", ...? Escuchamos, cuidamos, animamos, orientamos.... despertamos en muchos jóvenes pasión por Dios y compasión por los demás ¡magnífico¡, pero como se recuerda en el Mensaje del XXII Capítulo General: "las personas son nuestro recurso más importante", también las que a veces pasan desapercibidas.
Mi deseo es que después de esta formación acoja a los alumnos y a los jóvenes de mi colegio y comunidad, les ayude a crecer como personas y como cristianos.
Muchísimas gracias por haber tenido la oportunidad de participar en este proceso de formación, de encuentro y crecimiento personal.
 

Pablo García Cuenca. Colegio La Merced-Fuensanta. Murcia. Prov. Mediterránea.



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Mediterránea en la acción formativa de Profundización en acompañamiento.