Testimonio de Mercè

Todas las actividades formativas han sido provechosas, así como las lúdicas y las culturales.

02 Mar, 2015

Testimonios
c.martin

La semana del 26 al 30 de enero tuvo lugar la segunda semana de formación de nuevos directivos en la casa marista de Xaudaró, en Madrid. El reencuentro con todos los participantes fue emotivo, como así lo fue el recibimiento cálido que nos dispensaron Ángel y el hermano Andreu.

El lunes, la formación sobre habilidades sociales corrió a cargo de Silvia Martín. Fue una formación práctica que contempló, entre otras actividades, rol plays basados en nuestras experiencias como educadores.
El martes, como en los días sucesivos, a primera hora tuvimos un momento de plegaria y reflexión. Después seguimos con el trabajo sobre habilidades sociales. Por la tarde, Fernando López Tapia nos habló de forma clara y concisa sobre el contrato educativo. A continuación, Luis Centeno departió sobre la convivencia en el centro; sesión, esta última, densa, pero interesante.
Por la noche, Trivial por equipos provinciales; Trivial y risas, muchas risas.
El miércoles por la mañana, vivimos un encuentro con la Identidad Marista, la vocación del laico marista, con Pep Buetas: reflexión, encuentro con nuestra realidad concreta como educadores y sobre nuestros vínculos con la Comunidad y el carisma Marista. La tarde de este mismo día, de la mano de Ángel y el hermano Andreu, la dedicamos a visitar Alcalá de Henares. Y a la anochecida, una buena cena. Fueron momentos inolvidables en los que se intercalaron la visita cultural y el buen humor que ha caracterizado esta estancia en Madrid. ¡Cómo nos cuidan Ángel y el hermano Andreu!
El jueves, Íñigo Samaniego nos habló de forma amena e ilustrativa del modelo de lider Marista que vive la realidad de Champagnat. Por la tarde, José A. Poveda nos explicó los entresijos de la LOMCE y el régimen de conciertos, tema complejo, pero de conocimiento imprescindible.
Y por la noche había un programa especial: cena, con platos típicos de cada lugar de origen de los que participábamos en el curso. Fue un intercambio gastronómico que nos acercaba a todos desde la diversidad. Y llegó, como no, el Karaoke y …queimada que prepararon, con conjuro incluido, nuestras compañeras de Galicia.
El viernes se expusieron las buenas prácticas que se llevan a cabo en los diferentes centros. Compartimos experiencias educativas y realidades distintas a las de cada uno. Después de comer, llegó el momento de volver a nuestros lugares de origen: abrazos, besos, despedidas…
Todas las actividades formativas han sido provechosas, así como las lúdicas y las culturales; además han contribuido a estrechar lazos entre los participantes del curso. Pero por encima de todo destaca la acogida, tan Marista, del hermano Andreu y de Ángel , su afecto y su calor humano, ese desvivirse para conseguir que nuestra estancia entre ellos fuera un éxito.

Mercè Toll. La Immaculada. Barcelona. L'Hermitage.
 



Autor foto: 
Chema Martín.
Pie de foto: 
Grupo de la provincia L'Hermitage.