Testimonio de Marina Colino

«El curso de tutores ha sido enriquecedor por las vivencias compartidas con otros profesores.»

01 Abr, 2015

Testimonios
c.martin

El curso de tutores TSB ha sido magnífico por su programa, enriquecedor por las vivencias compartidas con otros profesores y un alto en nuestra tarea, a veces estresante, que ha supuesto un remanso de tranquilidad, de alegría y de reflexión.

Son muchas las impresiones que dejan huella después de convivir durante la semana con tantos compañeros, con tantos ponentes…, se necesita un tiempo sosegado para asimilar algunos contenidos, para llevar a la práctica experiencias que, nada más oírlas, pensábamos que “eso quiero hacerlo yo en mi colegio”. Porque lo que hemos vivido necesita un tiempo de apropiación a nuestra vida, para que veamos que tenemos más colores en nuestra paleta. (Pero volvemos al tajo, de cuajo… y de nuevo la apretada rutina).

Primera impresión: miradas de cómo irá esto, uno más, con lo que yo tengo que hacer…
Primer día: crear grupo, Ángel y sus dinámicas grupales (se le notan los callos de maestría, de director con la batuta muy ilusionada y engrasada) y ahí comenzó el feliz rodaje. Miradas, cohesión, lazos, sonrisas, hielo derretido. Buen momento para un diálogo, después. Vimos ya cómo eran los compañeros, qué profundos aspectos salen de cada uno, qué facilidad para hablar de nuestros pensamientos y sentimientos con alguien que acabas de conocer.

Tarde, muy bien, con el torrente comunicativo de la ponente, Feli, las entrevistas con los padres, ya no son un escollo, claridad, objetivo y… cronómetro.
Personalmente, envidié el programa de convivencia de la siguiente ponente, Inma, el de su colegio, considero importantísimo tener un buen plan de convivencia en el centro, muy buenas ideas: alumno ayuda, planes eficaces,… otro ejemplo de cómo, con tesón y entusiasmo, hasta el alumno más desorientado se puede convertir en un ejemplo de buen aprendizaje.


Con Roberto creo que todos sentimos lo mismo: cómo se agradece que a veces se nos repita lo que ya sabemos, pero qué grato es que alguien nos lo recuerde. Queremos enseñar con un estilo, el de Marcelino, y así lo hizo él: franco, directo, sencillo, ah, y nota de humor, muy clarito quedó lo que es ser tutor = tú, “tó”, además de las canciones que nos hicieron seguir creyendo en los sueños infinitos.

Visita cálida por la fría ciudad,v(“zapatillas” para los compas que están haciendo nuestro trabajo durante esta semana), esculturas centenarias; cenita regada, momentos de alegría, de contar, de escuchar…

Al siguiente tema, tan interesante, la inteligencia emocional, tan importante como a veces olvidada, quizá llegamos un poco cansados, pero tenemos material que repasar y del que sacar jugo.

El último día, fallo del poco tiempo para desarrollar el PAT, con las pinceladas que vimos y el torrente de páginas web, de citas, de ejemplos, tenemos el cesto bien lleno para encontrar lo que buscamos.

Enriquecedores los textos y canciones para comenzar el día que el hno Andreu nos hizo vivir. Andreu, felices los que siguen soñando, como tú, esas bienaventuranzas de la reilusión son una directriz para leer y releer.
Remanso, importante encontrase con momentos de paz, de reflexión sobre nuestra labor, sobre el privilegio y la pasión de educar, de compartir con otros compañeros que te abren la mente a ideas nuevas.

No es que no me gustaría repetir un cursillo así, es que me gustaría que todos mis compañeros lo hicieran, me encantaría que todos aprendiéramos y recordáramos cada día que debemos potenciar los “brillos” de nuestros alumnos con amor y paciencia.
Estupenda acogida, buena organización. Entusiasmo renovado.
Ángel, Andreu, gracias.

Marina Colino Martínez. San Vicente Ferrer. Cullera. Mediterránea.



Autor foto: 
Ángel Prieto.
Pie de foto: 
Grupo de la Provincia Mediterránea.