Testimonio de Magda

Unos día en Córdoba...

15 Dic, 2017

Testimonios
a.prieto

Hoy, al escribir estas palabras, recuerdo lo que la directora de mi colegio me dijo al hablarme de este curso: “es un curso para desconectar, para pensar en ti, más personal…”. Realmente tenía razón. Los primeros días, con el Hermano Lluís Serra, nos dedicamos a mirar en nuestro interior, a ser conscientes de cómo somos, a descubrir nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Conocimos el eneagrama y nos identificamos con nuestro número y ¿sabéis qué?, da igual si somos un 1, un 4, un 8 o un 6, lo realmente interesante es saber dónde buscar nuestros apoyos, nuestros momentos de reflexión, … Lo más importante ha sido dedicar tiempo a pensar en nosotros, en nuestras actuaciones, en nuestras emociones y poderlas expresar.
La tarde del miércoles visitamos la mezquita de Córdoba y algunas de sus calles antes de la cena en esta ciudad. ¡Que corta se hizo la visita!
El jueves, con J. Antonio Rosa y siempre con un toque de humor, miramos nuestra parte más espiritual, hablamos del significado de laicos maristas, de nuestra respuesta a la llamada de Dios, de cómo ser testimonio igual que Marcelino Champagnat, para terminar la sesión con una pequeña celebración, para mí muy emotiva.
Con Carlos Ramos, el viernes, vimos la importancia de la innovación en nuestro trabajo diario, los retos que se nos planteaban, los inconvenientes, los cambios que se deben realizar, … ¡Nos quedamos con ganas de más! Apareció la inspectora del curso y nos tocó hacer la revisión.
Todo esto lo vivimos en un marco encantador como es el Castillo de Maimón en Córdoba. Un paisaje maravilloso, un lugar lleno de luz, amplio y espacioso, con gente muy amable y preocupada por atendernos, comida adecuada y abundante, con unas bonitas habitaciones, …
Si tengo que buscar alguna cosa negativa es que de Maimón me llevo algún quilo de más, ya que a media mañana y a media tarda nos preparaban “un poco de todo”, es decir, pastelitos, fruta, zumos, café, …
Lo más positivo, lo mejor de todos estos días, han sido las personas. Compañeros y compañeras de lugares muy distintos, a los que ni conocía ni había visto jamás, con los que hemos compartido experiencias, emociones, canciones, conversaciones serias o anécdotas muy divertidas, con los que me he encontrado muy cómoda, como si estuviese entre amigos y amigas. Estoy encantada de haber podido conocer a este grupo de grandes y buenas personas. ¡Ah! sin olvidarme de los dos “machacas” Ángel i Andreu, que siempre han estado a nuestro lado, atendiendo nuestras necesidades, nuestras preocupaciones, con una sonrisa para todos, haciéndonos sentir cómodos.
Realmente estos días en Córdoba han sido un pequeño regalo. ¡Nos vemos en Les Avellanes!
 

Magdalena Viudez Ezquerra. Colegio Maristes Montserrat. Lérida. Prov. L'Hermitage.



Autor foto: 
Ángel Prieto Hernández
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia L'Hermitage en la acción formativa de Identidad y profundización marista.