Testimonio de Mª Dolors

Erase una vez una casa encantada…

20 Dic, 2016

Testimonios
a.prieto

Erase una vez una casa encantada…
con sus aposentos, comedor, sala de fiestas, salas de trabajo, extensos jardines para pasear... y como no… con dos "hadas madrinas" que revoloteaban por la casa y te concedían todo lo que pedias....
A la casa encantada llegaron 25 invitados, cada uno con su estilo y con su "deje". Unos más lejanos otros más cercanos, pero todos traían maletas llenas de expectativas, de preguntas, de ilusión.
Y así empezó esta historia…
La llegada de otros invitados transeúntes nos invadió.
Llorens nos comprometió con una nueva mirada de ser orientador Marista..., un entrenamiento de nuestra mente para tener pensamientos de calidad, abiertos a la vida. Aprender de los errores, el fracaso es aprendizaje. Tenemos un reto: modelar nuestro cerebro y sus circuitos neuronales a través de nuestros pensamientos.
Paco nos introdujo en el Plan de Orientación y su interacción con oros Planes de un centro Marista. ¡Que locura! ¡No sabía yo que estábamos en tantos Planes!
Eladio nos hizo un regalo para todos los sentidos.” Mindfulness”, aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, de cómo nos sentimos y cómo respondemos y reaccionamos ante cada momento de la vida. Identificar emociones y sentimientos y regalarnos un abrazo. Gracias Eladio.
Carmen nos hizo evaluar nuestras inteligencias para crear equipos. Lluvia de ideas, recursos tecnológicos al servicio de la intervención...y preparación de un proyecto futuro.
Y todo esto y mucho mas con el vuelo incansable de Las Hadas Madrinas que aparecían y desaparecían incansables dejándonos regalitos: ¡la salida al dispensario, al “Maradona”, el paseo por Valladolid, el “penicilino”, el cupón de Navidad! ¡Y la cena en la “cueva” con su brindis “pucelano” para no olvidar! Arriba, abajo, al centro y "pa dentro".
¡Y la última noche, FIESTA! ¡Las Hadas lo tenían todo preparado! Música, baile, sesión de fotos.
Al día siguiente al mediodía empezaron las despedidas. Todos se fueron marchando con sus maletas que ahora pesaban un poco más porque volvían llenas de ilusión por compartir lo vivido, respuestas que habían encontrado y expectativas conseguidas, pero sobretodo con muchas ganas de volver a encontrarnos.

Gracias a todos por hacer de estos días unos días especiales y gracias Ángel y Andreu por ser nuestras "Hadas Madrinas". Sin vosotros esto no sería posible.

Y colorín colorado.... ¡Este cuento aún no se ha acabado!
¡Nos vemos en Córdoba desorientados!


Mª Dolors Pérez Rodríguez. Maristes Girona. Prov. L'Hermitage



Autor foto: 
Ángel Prieto
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia L'Hermitage en la acción formativa Equipos de orientación