Testimonio de Luisa

MI SEMANA EN LES AVELLANES

20 Dic, 2016

Testimonios
a.prieto

La semana vivida en Les Avellanes ha sido un auténtico regalo. Por eso quiero agradecer que me dieran la oportunidad de acudir a este curso donde he tenido una experiencia muy agradable y la oportunidad para formarme y crecer disfrutando al mismo tiempo.
Cuando me dijeron que debía participar en el curso, no dejaba de pensar en todo lo que eso conllevaba, a nivel personal y también profesional, dejar todo programado, organizado, etc. tanto en casa como en el cole.
Lo primero a destacar es la acogida tan cercana de Ángel y más tarde del H. Andreu, recibiéndonos, acompañándonos y haciendo que nos encontrásemos cómodos en todo momento y que nuestra única preocupación fuese disfrutar del encuentro y el aprendizaje durante la semana.
Lograr que la gente se sienta como en casa no es tarea fácil, y lo consiguieron con creces.
No nos conocíamos, pero Ángel con su saber hacer, consiguió que en menos de una hora lográramos sabernos los nombres de todos y de dónde veníamos.
Un grupo con el que compartir experiencias, risas, reflexiones y oración ... fue mucho lo que aprendí de todas y cada una de las personas con las que compartí esa semana, ... su vitalidad, su implicación, su ilusión, su alegría, su optimismo, su educación, y sobre todo su entusiasmo y ganas de aprender para poder transmitirlo en nuestros centros.
A todos, debo agradecerles una experiencia irrepetible.
Ya sólo eso compensa la pereza de salir de casa para pasar una semana lejos de la familia.
Nuestros colegios necesitan y buscan una transmisión de la FE fresca, dinámica, que se renueve año a año, para poder seguir llegando a nuestros alumnos; una transmisión de la FE cercana, humana, más vivencial y menos ritual, que sepa llegar al corazón de nuestros niños y jóvenes.
Nos han animado a experimentar, a que seamos innovadores, a cambiar la imagen de Dios y de Jesús que ofrecemos en nuestros centros, a ser más creativos, a presentar un Jesús más real y más actual.
Esta semana además tuvimos la oportunidad de visitar las obras sociales de “Caleidoscopi” y “Pas a pas”, una experiencia preciosa, de esas que remueven por dentro, y hace que uno se sienta orgulloso de pertenecer a la familia Marista.
Todo ello nos ha permitido conocer otras realidades maristas. Y es que nuestros colegios son diferentes, y al poder compartir vida con compañeros de todas las provincias maristas de España hemos podido descubrir distintas formas de trabajar, pero sobre todo, de vivir la Fe.
Compartir estos días con profes de todas las etapas y de todos los rincones de España ha supuesto un enriquecimiento intenso y muy positivo. Una experiencia de crecimiento personal y profesional.
Por ello no me queda más que decir GRACIAS a todos los que habéis hecho posible este curso.

Luisa Devesa González. Golegio Santa María. Orense. Prov. Compostela. 



Autor foto: 
Núria Chertó
Pie de foto: 
Participantes en la Acción formativa de la Enseñanza Religiosa Escolar