Testimonio de Juan Ignacio

...no habría llegado ni de lejos a todo lo que me he traído...

30 Mar, 2016

Testimonios
c.martin

Decía Ángel en la última sesión del curso de Educación para la Solidaridad y Desarrollo que tuvimos la semana del 7 al 11 de marzo en la sede de la CME de la calle Xaudaró de Madrid, que estas actividades de formación no duran únicamente la semana que está estipulada, sino que también son parte del curso la semana anterior, por estar preparando todo para que tu ausencia en el cole se note menos, y la semana posterior, por aquello de “aterrizar” después de una semana fuera de tus rutinas habituales. Pasadas estas tres semanas, creo que puedo asegurar que es precisamente la semana del propio curso la que mejor se pasa y todo es gracias a la sensación que tienes en todo momento de estar como en casa: empezando por el Hermano Andreu y Ángel, quienes se preocupan hasta el más mínimo detalle (incluyendo el divertido paseo y teatro que tuvimos por Madrid) durante la estancia en la sede de la CME, así como los hermanos que residen en la comunidad de Xaudaró y todo el personal de cocina y limpieza que trabaja allí.
Si antes del curso me hubiesen preguntado qué esperaba del mismo, no habría llegado ni de lejos a todo lo que me he traído a Alicante. Los contenidos, materiales e ideas que recogimos durante los módulos en los que se dividían las jornadas de formación los guardo como un tesoro que necesito compartir con todos los compañeros de mi centro, pues cualquier persona de las que trabajamos en Solidaridad, en cada uno de nuestras obras, nos hemos vuelto a nuestro punto de partida con un sinfín de recursos que nos proporcionaron los increíbles ponentes que tuvimos la suerte de disfrutar la semana del curso; y lo que es mejor, el ambiente de debate e intercambio de ideas y conocimientos que propiciaron los oradores con sus presentaciones y dinámicas es algo que como profesionales de la docencia hemos de aprovechar y de hecho, así hicimos.
Pero sin lugar a dudas, lo mejor del curso son las personas. Gente que no conoces de nada y que es muy probable que no vuelvas a ver, pero que con el paso de los días se convierten en tu pequeña familia de veinticinco miembros y que, a pesar de llevar únicamente un par o tres de días con ellos, sientes que son tus compañeros de toda la vida. Esas personas son las que llevaré siempre en el corazón y las que gracias a las nuevas tecnologías, podemos seguir manteniendo contacto para que la llama que encendimos con la realización de este curso no se apague nunca. ¡¡Mil gracias por todo!!
 

Juan Ignacio Casamayor Gironés. Colegio Sagrado Corazón. Alicante. Prov. Mediterránea.



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Mediterránea en la acción formativa de Educación para la Solidaridad y el Desarrollo.