Testimonio de Fran

... oasis para el sediento.

01 Mar, 2018

Testimonios
a.prieto

Muchas veces, la inercia de nuestras acciones y rutinas como educadores de colegios maristas hace que vayamos por los sitios como pollos sin cabeza y de un lado para otro, inmersos en nuestras programaciones, competencias y pensando siempre en cómo hacer que nuestros alumnos salgan de nuestras manos con la mejor formación académica y humana posible.

Por eso, encontrarse con sitios como Xaudaró y momentos como la semana de Formación para la Solidaridad casi ejercen de oasis para el sediento. Eso sí, un oasis nevado, pues así nos recibió Madrid.
Aunque no sabía que llegaba tan sediento de experiencias, debo decir que me empapé todo lo que pude. La formación fue excelente, y aunque el ritmo era durillo (qué bien nos viene recordar a los profes lo que es recibir dos horas de clase seguidas), lo pasamos francamente bien. Disfrutamos de la necesaria actitud crítica de Inmaculada, del espíritu marista de José Antonio, de las innovadoras ideas de César, Carles y Ángel (de las que todos tomamos nota para nuestras realidades) y de salir de nuestra tan cacareada zona de confort al visitar la obra social de Espiral.
También quiero destacar el trato que desde la CME nos dispensaron tanto el hermano Andreu como Ángel Prieto (¿pero es hermano o no es hermano?), ya que, con su trato sencillo, su buena disposición y su sorprendente control de horarios hicieron que nos sintiéramos totalmente como en casa.
Fue un gustazo también estar rodeados de compañeros tan distintos, cada uno con su historia y sus experiencias previas. Poníamos en común nuestras ideas, nuestros triunfos y frustraciones, y nos dábamos cuenta de que, aunque difícil, la nuestra es una labor preciosa a realizar en nuestros coles maristas.
La realidad de la solidaridad en nuestros colegios no es sencilla. Vivimos más en el mañana que en el ahora, agobiados por notas, exámenes y evaluaciones, y encontrar un espacio como este no ha hecho más que avivar mis deseos de plantar la solidaridad como un nuevo y necesario sistema de justicia social, con la intención de que nosotros, como docentes y formadores de los adultos del mañana, sepamos cómo hacer para que ellos cambien el mundo, lo hagan más sostenible, democrático y habitable, y nos hagan sentir orgullosos.

Francisco García Crespo. Colegio La Inmaculada. Valladolid. Prov. Compostela. 



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Compostela en la acción formativa de Animación de la Educación para la Solidaridad y el Desarrollo.