Testimonio de Carmen

...Ser Marista...

20 Feb, 2017

Testimonios
a.prieto

“Marcelino vio que la sonrisa de los niños la han tomado del cariño de su madre...” Así empezó mi viaje. El viaje hacia al reencuentro con el amor de Dios. Cuando he cogido el libro que estaba encima de mi cama y empecé a leerlo, me he dado cuenta de que me iba a esperar una experiencia diferente. El hermano Juan Carlos (nuestro director del centro) también me lo avisó, cuando le he dado las gracias por haberme dado esta oportunidad. Me dijo: “vas a descubrir la persona maravillosa que eres.”
La imagen de los niños(mis niños del centro), de mis compañeros, de mi familia me han acompañado durante este viaje, el de “volver a casa”, como lo llamó Raúl. Caminas y caminas, y se te olvida que tienes que volver a casa. Es tan maravilloso tomar conciencia, reencontrarte con tu ser, con esa esencia, esa energía que Dios puso en ti. Es tu identidad...
He aprendido muchisimo. Llevo “la mochila” cargada, los profesores nos han aportatdo lo mejor, lo necesario en nuestro trabajo. Nos han hablado de amor, de cariño, de sencillez, de humildad, de esperanza, de no castigarnos tanto cuando las cosas no salen siempre como uno desearía y tomarlo con paciencia, que trabajar con personas, así como hacemos nosotros, lleva paciencia. El intercambio de experiencias con los otros compañeros, el planteamiento de distintas estrategias de actuación en la educacion de los niños, pensando qué se podría cambiar, qué mejorar, qué eliminar. Y en casi todos los momentos del curso se ha destacado la importancia del equipo, del valor de las personas. Pensando en cada uno de nuestros niños, en como ayudarles para sentirse mejor con ellos mismos, para que se quieran más y que sepan cuánto les ama Dios, así como lo decía Marcelino Champagnat.
El hermano Andreu y el padre Angel nos han hecho sentir como en casa, siempre teniendo detalles con nosotros, transmitiendonos mucho amor, esperanza y alegría. Nos hemos sentido muy queridos.
Ha sido un viaje entrañable, reconfortante y estas vivencias nos acompañaran en otros viajes, donde llevaremos el sueño de Marcelino Champgnat, en nuestra “maleta”.
Siempre con la certeza de que Marcelino Champagnat rezará por nosotros y nuestra Buena Madre rezará por nosotros.

Abrazos.

 

Carmen Popof. Hogares de Esperanza. Bucarest. Rumanía. Prov. Ibérica
 



Autor foto: 
Andrés P. Sánchez García
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia Ibérica en la Acción formativa de Educadores de Centros Sociales.