La identidad no se aprende, se vive

Esther ha tenido la suerte de...

24 Jun, 2019

Testimonios
a.prieto

Parecía que no iba a llegar, pero después de un trimestre largo e intenso cada uno en nuestro centro, allí estábamos todos. Bueno, todos no, nos faltó y le echamos mucho de menos a Sergio.
Nos encontramos el domingo y enseguida nos pusimos al día de cómo había ido el trimestre, de los deberes que habíamos hecho…y los que no…y la semana comenzó.
Jaime Feo, el lunes daba el pistoletazo de salida. Innovación en los centros, y aquí la primera sorpresa, a descubrir y descubrirnos qué entendíamos por equipo de innovación, que características debería tener un líder de este equipo… ¡montando LEGOS! A través de una serie de dinámicas con la metodología “Serious play” estuvimos trabajando a lo largo de la mañana, para por la tarde poder dar un contenido más teórico sobre el tema.
El martes llegó Rafa Ruiz. El título de la jornada “Organización de centro. Plan estratégico, su seguimiento y aplicación”. Bajamos a primera hora un poco temerosos, pero la verdad es que con distintas dinámicas, Rafa logró hacer de un tema que en principio podía resultar farragoso, un día en el que por su carácter práctico, aprendimos, lo hicimos con humor y lo que es importante, nos dio estrategias de aplicación en nuestros centros.
Y ya así llegábamos al ecuador de la semana. El miércoles comenzaba con el tema de Identidad presentado por el Hermano Alex Mena. A través de distintas dinámicas vimos cómo la identidad no se “aprende”, sino que se “vive” y la importancia de conseguir “enamorar” y “enamorarnos” de la figura de Marcelino. Por la tarde la salida cultural, en este caso a Torrejón a visitar “La casa grande” y a continuación al pueblo de Chinchón, con su historia Marista, corta pero muy fructífera. Como en otras ocasiones, compartimos una cena a la que solo le faltó la fruta.
El jueves llegó con la temática de Recursos humanos. Rafa García nos brindó su experiencia en este campo tan amplio y como otros formadores en el curso, puso mucho empeño en el cuidado de las persona. Por la tarde compartimos buenas prácticas de equipos directivos. Dos horas en las que vimos distintas experiencias enriquecedoras para los centros.
Y así casi sin darnos cuenta llegó el viernes, en el que Ángel, con su gracejo habitual nos contó que se puede sobrevivir a ser director o directora de un centro marista.
A grandes rasgos, esta es la parte de la formación “formal” que recibimos en esta semana. Sin duda, muy buena. Pero queda valorar la formación “no formal” que me llevo de estas tres semanas. He tenido la suerte de compartir con un grupo impresionante de personas estos días. Su buen hacer, y sobre todo, desde dónde viven, su manera de hacer y de ser, el poder compartir con ellas desde una capa profunda de nuestro ser educador o educadora marista ha sido un REGALO. Regalo al que se le suma el cuidado, con el que hemos sido acogidos y cuidados por la comunidad de Hermanos y especialmente por Ángel y Andreu, nuestros “ángeles de la guarda”.
Por todo ello no me queda más que estar profundamente agradecida por todo lo aprendido, compartido y vivido.
¡Gracias!

Esther Goñi Arrarás. Colegio Santa María la Real. Sarriguren (Navarra). Prov. Ibérica. 



Autor foto: 
José María Martín
Pie de foto: 
Participantes de la Provincia de Ibérica en la acción formativa de Función directiva.